Galerías Paradise

 

 

 

 

Cuando estas Navidades me regalaron el libro de El paraiso de las Damas, de Émile Zola, estaba encantada por varias razones: me gusta Zola, me parecía muy sugerente el tema y además era una recomendación de Librerias Oletvm (Valladolid), con quien prácticamente siempre estoy de acuerdo en sus recomendaciones.

No he tenido tiempo de leerlo hasta hace unos días y, una vez terminado, las expectativas se han cubierto sobradamente. Además de lo estupendo de la novela y de lo que he disfrutado leyéndola, he aprendido muchas cosas. Es todo un tratado del comercio moderno, un documento ilustrativo de una época. En el contexto del París del último cuarto del siglo XIX nos muestra la lucha entre el pequeño y el gran comercio; habla de marketing, de publicidad, de escaparatismo, de logística… Muestra todos los puntos de vista, el empresarial, el del personal, el de los fabricantes y proveedores, el de los clientes; y lo hace de tal forma que sorprende por su modernidad y actualidad.

 Cuando lo lees, sin querer piensas en algunos ejemplos actuales; seguro que desde finales del siglo XIX hemos progresado mucho, hemos protagonizado avances muy importantes, pero la esencia de lo que es actualmente la actividad comercial estaba ya ahí. Las rebajas o cómo las personas no nos podemos resistir si pensamos que estamos haciendo un negocio ventajoso, las devoluciones o cómo dejamos de oponer resistencia a una compra si sabemos que tenemos la posibilidad de arrepentirnos, de cómo el gentío, el bullicio y la vida atraen más vida,…

Sin duda, como casi siempre, leer es disfrutar y aprender. A ver si somos capaces de poner en práctica lo aprendido, ya sabéis que hemos cambiado el escaparate de nuestra tienda, e intentando aplicar las ideas de Zola, parece que no nos ha quedado tan mal…

El libro, muy recomendable!!

Y tan recomendable es, que la BBC inglesa ha hecho una serie basada en esta novela que Telecinco ha comprado y estrenará el próximo domingo, casualidades de la vida… El tandem Zola-BBC tiene buena pinta, veremos lo que nos ofrecen.

 

Ponte un broche!

 

En el pasado, no había dama del cine clásico que se resistiera al encanto de un broche. Natalie Wood,  Marilyn Monroe,… otorgaron a esta pieza el halo de glamour que todavía conserva. Antes, en los años 20, estaban presentes incluso en los ligeros y ceñidos vestidos, uniendo coquetería y feminismo.

Hoy el broche ha vuelto de una forma mucho más libre, colocado en la cintura, a  modo de pajarita, en el pelo, en boinas o sombreros,… como puro adorno o con la función de recoger un pañuelo o foulard, una chaqueta o la solapa de un abrigo; solos o combinando diferentes piezas,… incluso sustituyendo a collares y cinturones; diversidad en cualquier caso.

Es el signo de los tiempos, la imaginación al poder. Saquemos partido a las piezas que tenemos combinándolas de forma creativa... Animáos a descubrir cómo los broches pueden transformar vuestras prendas y convertirlas en muchas diferentes.

En De’Medici nos gustan los broches, y a nuestros clientes también. Es uno de los regalos preferidos; por eso, el maniquí “condecorado” es un clásico de nuestros escaparates.