The Beau Sancy, un señor diamante

Cuántos valores tienen las joyas…Está claro, además de lo que representan estéticamente, han servido para muchas otras cosas a lo largo de la historia, por ejemplo para el pago de las deudas de la realeza europea. Valor artístico, valor de uso, valor de cambio. Muchas joyas como The Beau Sancy, tienen grandísimo valor artístico y otro tanto valor económico, sin duda.

Su singularidad artística tiene que ver con su talla “rose cut”. Esa forma de talla es una de las más antiguas, y parece que fue la más común en Europa entre los siglos XVII y XIX.  

Este magnífico diamante de 35 caracteres, ha pertenecido a lo largo de la historia a las familias reales de Francia, Inglaterra y Prusia, desde su origen. Su primer dueño fue Enrique IV, quien se lo regaló a su mujer María de Medici, que lo llevó en su coronación como reina de Francia en 1604.

Después del asesinato de su marido, la reina se vió forzada a la venta de la mayor parte de sus posesiones, incluyendo The Beau Sancy, para pagar sus deudas. Fue adquirido para la boda entre Guillermo de Inglaterra y Mary Stuart. Una vez más, después de la muerte de su marido, el diamante fue utilizado para saldar deudas familiares, aunque volvió a la familia en 1677 formando parte de las joyas de la Reina. Más tarde, la piedra acabó en manos de la casa de Prusia donde permaneció durante 300 años.

 

Recientemente, esta singular pieza ha vuelto a la actualidad al ser subastada por Sotheby’s. Fue presentada como una de las piezas más fascinantes que existen por su historia, por su trabajo y por su aureola de romanticismo; y por todas  esas razones ha sido adjudicada en 10 millones de dólares, una cantidad cinco veces superior al precio estimado.

Seguiremos compartiendo paseos por la joyería, por la pintura, por la historia. En este caso, la información la hemos obtenido a través de Union Diamond, muchas gracias por ello!

 

Nos inspiran las joyas históricas!

¿Sabíais que la perla de María Tudor que aparece en el cuadro pintado por Antonio Moro estuvo perdida durante cuatro siglos?

María Tudor fué Reina de España desde 1554 hasta 1558 tras su matrimonio con Felipe II.  Heredó esta magnísifca perla de más de 64 quilates (258 gramos), de la casa real española.

Tras la muerte de María Tudor, la perla desapareció a finales del siglo XVI y permaneció ‘perdida’ durante cuatro siglos, hasta que en 2004 la adquirió una firma británica. Habitualmente, esta perla ha sido confundida con otra afamada pieza, la Peregrina, pero hay que destacar que esta última apareció más de 20 años después de la muerte de la reina y además es 53 gramos más pequeña. Es considerada como la tercera más grande del mundo.

No se si en algún momento podremos ver la perla en directo pero lo que si podemos hacer es ver el cuadro de Antonio Moro (siglo XVI) en el Museo del Prado.

Los Museos son un catálogo perfecto de los usos y costumbres de cada época histórica, de la moda y de la joyería de cada momento. Tanto que aprender…